Atlético de Madrid pierde 2-3 frente a las Palmas pero avanza en la Copa del Rey

0
101

Atlético de Madrid sacó renta de la ventaja por 2-0 sobre Las Palmas en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey para colarse en la siguiente ronda con un global de 4-3, luego de caer por 2-3 en la vuelta disputada este martes en el Vicente Calderón.

El Atlético de Madrid salió con lo mínimo a defender la ventaja de dos goles una semana atrás y estuvo muy cerca de pagarlo caro.

Con el alma temporalmente congelada, guardaron esa intensidad que tanto se reclama desde el área técnica para la segunda mitad, pues antes de pasar por los vestidores, apenas dieron señales de vida durante un breve periodo, cuando Las Palmas se quedó con nueve durante más de siete minutos luego de que Hernán pidiera su cambio por lesión, y poco más.

Tampoco los canarios mostraron muchas intenciones serias de dar la vuelta al marcador durante un buen rato pese que el Atlético les cedía constantemente el control.

El Atlético hizo el amago de despertar cuando se vio en superioridad numérica poco antes de que se cumplieran los primeros 20 minutos de juego. Apretaron en las bandas con Nico Gaitán y Juanfran, que por tercera ocasión jugó como extremo, pero por más centros que intentaron poner -sobre todo el español-, el ataque rojiblanco no terminaba de conectar.

Ángel Correa llegaba tarde y se entendía poco con su compatriota y sólo Antoine Griezmann hacía un esfuerzo por desmarcarse o generar juego entre líneas. Fue el francés, principalmente, quien aprovechó los espacios para buscar a Lizoain, que hizo malabares para atajar un disparo raso del ‘7’. Griezmann lo volvió a intentar a la siguiente jugada, pero con aún peor suerte, enviando el balón sobre el travesaño.

Víctima de su displicencia, el Atlético acabó sufriendo para irse a las regaderas con el 0-0 en el marcador, pues al 25′ entró Montoro para ocupar el lugar de Hernán y los canarios se fueron a la carga liderados por un Tana muy activo en la recta final de los primeros 45 minutos.

Si no consiguieron recortar distancias fue porque Moyá lo impidió.
Los problemas para el Atlético no acababan ahí. Había acudido a la cita con lo justo debido a las bajas por lesión y aún con 45 minutos por delante perdió a un hombre más, el lateral Lucas Hernández, quien tuvo que ser sustituido debido a una sobrecarga muscular. Entró Gabi, obligando a Juanfran a retrasarse a su posición, mientras Versaljko se cambiaba de banda.

Pero como siempre, las dificultades sacaron la mejor versión del Atlético y el partido cambió por completo. La entrada de Gabi les dotó de la brújula que tanto necesitaban y los pases imprecisos se transformaron en entretenidas jugadas colectivas. Donde había letargo, salió a relucir la claridad mental de los de Simeone, que lucen cuando explotan al máximo todas sus cualidades.

Cinco minutos después de iniciada la segunda mitad, Griezmann adelantó a los rojiblancos en una de sus acciones preferidas, viniendo de atrás a toda velocidad sin que nadie lo notara para rematar a pase retrasado de Nico Gaitán.

Los hombres de Setién, heridos en el orgullo después de haber dominado durante casi una hora, respondieron al golpe a través de Marko Livaja, quien puso el 1-1 con un golazo a disparo cruzado después de dejar sembrados a los dos centrales en una acción individual. Los rojiblancos no volvieron a descuidarse y, como si de resarcirse se tratara, buscaron aumentar su renta. Fue Ángel Correa, que llevaba todo el partido jugando a destiempo, el encargado de poner el 2-1 poco después en una jugada más a velocidad para fusilar a Lizoain por abajo.

Griezmann, que no había tenido un respiro desde el fin de semana y había viajado a Zurich como representante del Atlético a la Gala de la FIFA la noche anterior, por fin pudo descansar. Con poco más de 20 minutos por jugarse y la eliminatoria prácticamente decidida, abandonó el terreno de juego en lugar de Fernando Torres.

‘El Niño’, que como cada invierno desde que volvió a casa empieza a sentir la presión de rendir para renovar, tomó la estafeta intentando moverse por todo el frente a modo de ‘Grizi’, pero los años pesan y desperdició un par de oportunidades al llegar tarde al balón.

Creyendo amarrado el boleto a cuartos de final, el Atlético se dio por bien servido y hasta se dio el lujo de ver un debut, el del canterano Keidi, cuya presencia en lugar de Correa fue prácticamente testimonial mientras el resto intentaba evitarse un disgusto de último momento.

No lo lograron. Demasiado pronto dieron por terminado el juego, algo que aprovechó Livaja para marcar su segundo tanto de la noche aprovechando la distracción de Juanfran en defensa. Ni siquiera les sirvió de advertencia.

Las Palmas había sacado la casta que faltó a los locales y acabó sacando una victoria de última hora por 2-3 que para su desgracia no sirvió a su causa pues se les acabó el tiempo.

AQUÍ SUS COMENTARIOS

Comentarios

Leave a Reply