Corrupción: el círculo vicioso en el sistema judicial de Áncash | Editorial

0
329

Según el Índice de Percepción de la Corrupción (CPI) de la ONG Transparencia Internacional, Perú se encuentra ubicada en el puesto 101ª, con 35 puntos; en Áncash, la corrupción es considerada como el segundo problema más grave y, por un margen cada vez mayor, como el principal problema que afecta a la economía y la sociedad ancashina.

En tanto, la mayoría considera que el Gobierno Central es ineficaz y poco operativo en la lucha contra la corrupción en todos sus niveles.

Para conocer el círculo vicioso de la corrupción en Áncash, tenemos que hacernos esta pregunta, ¿quién es más corrupto?; ¿los jueces?, ¿los fiscales? ¿los gobernadores? o ¿los alcaldes?. A nuestra modesta opinión, consideremos que los jueces y fiscales son los actores más corruptos dentro del círculo vicioso, donde existen lamentables frases como: “tienes que robar, para defenderte en el poder judicial, porque cuesta mucho dinero, pagar jueces y fiscales”.

Es conocido por la sociedad en general, pero nadie dice nada, que los operadores de justicia en Áncash, le han echado el “OJO” a las municipalidades millonarias como, San Marcos, Chavín de Huántar, Independencia, Huaraz, Chimbote y el propio Gobierno Regional de Áncash, donde existen intereses económicos de modo soterrado. Donde las tarifas para archivar los casos a nivel fiscal y judicial, están entre los cien mil y millón de soles, según sea el caso; es decir donde los funcionarios públicos, autoridades locales y regionales deben asegurar su billetera como autoridades, para defenderse de las posteriores denuncias por corrupción de funcionarios.

Un ejemplo muy claro, son las relaciones extrañas entre el actual gobernador regional, alcaldes, congresistas y funcionarios con miembros del Poder Judicial y el Ministerio Público; las trabas que los jueces y fiscales ponen a los escandalosos casos de corrupción, donde existe mucho dinero de por medio, muestran la deshonestidad con la que actúan jueces y fiscales en Áncash.

En el sistema judicial de Áncash, es altamente sospechoso y desalentador que una serie de personajes bajo sospecha, escandalosamente, no sean investigados y sancionados ejemplarmente, como lo es Enrique Vargas Barrenechea y la conocida relación cercana con los congresistas, como Yesenia Ponce y funcionarios judiciales. Se escucha en los pasillos del CSJAN Áncash que saldría librado de todas sus denuncias, porque todo esta arreglado.

Es claro la actitud y no se puede tapar el sol con un dedo, que los jueces, el propio Edhin Campos Barranzuela, ex presidente de la CSJAN Áncash y; las propias cabezas del Ministerio Público, hacen respecto al MORBO MEDIÁTICO, en los procesos de investigación y procesos judiciales, ¿Acaso, el primer paso es mediatizar las denuncias, para luego subir la tarifa a los funcionarios públicos y llevarse la mejor parte del desfalco público?.

Cuarto Poder, ha puesto al descubierto la actividad corrupta de los magistrados de la Corte Superior de Justicia de Áncash, en la que el propio ex jefe de la OCMA y ex presidente CSJAN Áncash, Edhin Campos Barranzuela, habría cobrado montos exorbitantes a una autoridad municipal, para liberarlo. ¿Cuantos alcaldes más, hay en la lista de los jueces y los fiscales corruptos?, ¿Cuantos jueces y fiscales son como Edhin Campos Barranzuela?

Si realmente queremos combatir la corrupción, el Minjus, el Poder Judicial y el Ministerio Público, deberían de reestructurar el sistema judicial de Áncash en su totalidad, desde sus cabezas.

EDITORIAL PRIMERA PÁGINA

AQUÍ SUS COMENTARIOS

Comentarios

Leave a Reply