Francisco Boza habría integrado organización de Martín Belaúnde en Áncash

0
284

Martín Belaúnde Lossio y otras 50 personas fueron acusados ayer penalmente por el Ministerio Público como presuntos integrantes de una organización criminal dedicada a cometer delitos de corrupción dentro de diversas instituciones del Estado.

De acuerdo con el fiscal Elmer Chirre, entre los presuntos integrantes de esta organización están el ex presidente del Instituto Peruano del Deporte (IPD) Francisco Boza Dibós y tres ex presidentes regionales: Vladimir Cerrón de Junín, José Aguirre Pastor de Madre de Dios y Jorge Acurio Tito del Cusco. Por lo cual Chirre pidió al Poder Judicial 18 meses de prisión preventiva para Boza Dibós y Eduardo Seclén Orrego, uno de los más cercanos colaboradores de Belaúnde. Para otro grupo de procesados pidió comparecencia con restricciones.

La organización

Elmer Chirre dice haber encontrado sólidos elementos, declaraciones de testigos, colaboradores eficaces, documentos, reportes de llamadas y archivos de correos electrónicos que permiten identificar a los miembros de esta organización delictiva, desde cuándo funcionó y cuál fue su forma de actuar.

“Martín Belaúnde lideró una organización delictiva cuyo móvil fue defraudar al Estado, a través de la comisión de delitos contra la administración pública, en especial, de colusión mediando en algunos casos actos de cohecho, tráfico de influencias, entre otros, a efectos de obtener provecho y ventajas patrimoniales, a favor de sus miembros y de terceros”, habría dicho el fiscal en un documento entregado al Poder Judicial.

Belaúnde Lossio habría empezado a operar el 2000 apoyando al entonces alcalde de Maynas Iván Vásquez, y a partir del 2007 se habría profesionalizado como parte del aparato de prensa e imagen de la presunta organización delictiva del expresidente regional de Áncash, César Álvarez en esa región.

Nacional

Con esa experiencia, a fines del años 2010, Belaúnde habría dado el gran salto para crear su propia organización con alcance nacional. Con este objetivo apoyó y promovió, a través del diario “La Primera” y su empresa “Ilios Producciones”, la elección de Aguirre Pastor y Cerrón Rojas como presidentes regionales de Madre de Dios y Junín.

Así, una vez vez ganada su confianza, y en agradecimiento, les habría requerido su apoyo en el otorgamiento de obras a favor de las empresas que él designe, sea a través de sus socios o de las empresas que él manejaba.

Posteriormente, habría incorporado a su organización al entonces presidente regional del Cusco, José Acurio, y del Instituto Peruano del Deporte, Francisco Boza.

En todos los casos la modalidad fue la misma: Belaúnde se les acercaba y les ofrecía apoyo mediático y político para sus proyectos.

Además, a partir del año 2011, aprovechó su cercanía y el apoyo que le brindó al presidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, en las elecciones del 2006 y 2011, para atraer a otras autoridades del Estado.

Su cercanía a las autoridades regionales o del IPD -dice el fiscal- le permitía direccionar las licitaciones y convocatorias de obras públicas, a las empresas que también había captado, y que le pagaban importantes comisiones económicas.

El fiscal ha identificado varias estructuras en esta organización: Belaúnde a la cabeza, con los titulares de las instituciones públicas; en un segundo nivel, su gente de confianza, encargados de cobras y pagar las coimas; y un tercer nivel, de técnicos que colocaba en puestos claves de las instituciones captadas.

Se espera que en los próximos días, el Juzgado Penal Nacional convoque una audiencia pública donde el fiscal sustentará los motivos que lo llevan a pedir la prisión preventiva de Boza Dibós y Eduardo Seclén y medidas limitativas para otros integrantes de organización.

Además, pedirá que se solicite a Bolivia ampliar la extradición de Belaúnde por estos hechos. Belaunde fue extraditado por La Centralita.

César Romero / La República

AQUÍ SUS COMENTARIOS

Comentarios

Leave a Reply