Una de las mejores presentaciones seguramente fue la presentación de la cantautora nacional, Martina Portocarrero, recital realizado en el Centro Cultural de la Municipalidad Provincial de Huaraz el 30 de Agosto del 2012, tema que llega al corazón del pueblo.

Reproducimos la entrevista de César Lévano:

Martina Portocarrero es conocida en todo el país no solo por sus conciertos como cantante, en cuya condición fue la primera difusora del huaino “Flor de retama” de Ricardo Dolorier, sino también como activista política y social. En sus días de alumna del Conservatorio Nacional de Música dirigió una huelga estudiantil que implantó ahí la gratuidad de los estudios. Ha ofrecido conciertos y dictado cursos y conferencias en universidades de Alemania, Austria, Italia, Suiza, Holanda, Suecia y España. Como estudiosa y conocedora de la realidad nacional, fundó el partido Patria para Todos. Ahora es precandidata a la presidencia de la República en el Frente Amplio que dirige Marco Arana.
La siguiente entrevista es resultado de una antigua amistad con Martina y de un encuentro fortuito con el gran fotógrafo Manuel Vilca.
—¿Por qué aspiras a ser presidenta del país?
—Porque desde la dictadura de Morales Bermúdez he visto cómo el peruano de a pie sufre las consecuencias de una política antinacional y antipopular. No vamos a esperar que millones de peruanos, en particular las comunidades de la sierra y la selva, sigan esperando su auténtica liberación y el reconocimiento de su existencia. Tenemos que refundar la República para que todos seamos incluidos, con los mismos deberes y derechos.
—¿Cuáles serían tus primeras medidas en el caso de llegar a la presidencia?
—En los primeros cien días trataríamos de resolver el problema de la escasez y la carestía de los alimentos, con un programa nacional alimentario. Con ayuda de capitales públicos y privados estableceríamos acuerdos con el pequeño agricultor y fomentaríamos las cooperativas de pesca de consumo humano directo, sobre todo en el mar peruano recuperado.
—¿Cómo enfrentarías la corrupción y la inseguridad?
—Estableceríamos un sistema que arranque con un programa de educación en civismo que se aplique en escuelas, colegios, universidades, municipios y medios de comunicación. Los políticos de la derecha no pueden combatir ese crimen porque ellos son los más corruptos. Crearíamos un grande y único centro de computación conectado con comisarías, serenazgos, centros peniteniciarios. Asumiríamos el ejemplo de las rondas campesinas para fiscalizar a las autoridades e impedir las coimas.
—¿Cómo afrontar la crisis económica que sufre el país y que precisamente en el 2016 se va a agravar?
—Tenemos en mente una serie de megaproyectos que fomentarán crecimiento y empleo. Daríamos paso, después de que la coima millonaria que exigía Alan García y que también ahora parece frenado por negociados, al proyecto de Pampas Verdes, que incluye irrigación y electricidad y que abarca desiertos de Nasca, del norte de Arequipa y una gran extensión de Ayacucho. A mediano y largo plazo impulsaríamos el tren bala de Tacna a Tumbes, con sus redes transversales y el gran ferrocarril transandino. No se puede omitir que la Carretera Central está en constante peligro y puede colapsar.
—Hay quienes acusan al Frente Amplio de ser antiminero. ¿Cuál es tu posición? 
—No estamos contra la inversión extranjera, pero sí tenemos que regularla preservando la vida de la población y defendiendo el medio ambiente. El Estado tiene que volver a ser gestor, no solo administrador.
—¿Cómo crees que se puede forjar la unidad de la izquierda?
—Se puede, si todos asumimos una nueva marca, dejando de lado nuestros propios membretes y todos los presidenciables declinemos nuestras candidaturas para dar paso a una elección en que participen todos los líderes, incluidos los de movimientos populares en lucha. Yo sería la primera en renunciar a mi candidatura, para participar en esas grandes elecciones primarias. Entretanto, recuerdo a vuestros lectores que el Frente Amplio efectúa el domingo 4 su elección presidencial abierta a todos. Los invito a votar el 4 por el número 4.
ADEMÁS
No estamos contra la inversión extranjera, pero sí tenemos que regularla preservando la vida de la población y defendiendo el medio ambiente. El Estado tiene que volver a ser gestor, no solo administrador.
CÉSAR LÉVANO
Director

AQUÍ SUS COMENTARIOS

Comentarios

Leave a Reply