Atlético de Madrid clasificó a la final de la Liga de Campeones, a la que accede por segunda ocasión en los últimos tres años, pese a perder en su visita 1-2 (2-2) ante el Bayern Munich, en el partido de vuelta.

El juego, escenificado en el Allianz Arena, no pudo ser más dramático, tenso, con goles, penales y polémicas. Luego, las acertadas intervenciones del guardameta de los españoles, Jan Oblak, y el tanto del francés Antoine Griezmann encaminaron a los rojiblancos al partido por el título, en Milán, el 28 de mayo.

Atlético de Madrid espera ahora al contrincante, que saldrá este miércoles del duelo entre Real Madrid y Manchester City.

A la media hora de un trepidante inicio del Bayern Munich, el español Xabi Alonso quebró la resistencia del Atlético de Madrid de tiro libre, con complicidad del defensa visitante José Manuel Giménez, quien desvió el remate para dejar sin oportunidad a su compañero Oblak.

Con el gol, los alemanes igualaban parcialmente la serie de la semifinal después de caer por la mínima diferencia en el partido de ida ante un conjunto español, esta vez empeñado en labores defensivas.

Todavía, los locales tuvieron un penal a favor para sentenciar la llave, pero Oblak le detuvo el disparo al delantero Thomas Müller, a los 33 minutos.

Sin embargo, en el complemento, y en la primera llegada clara del Atlético, el francés Antoine Griezmann, quien arrancó el contragolpe en fuera de lugar, marcó el tanto del empate en un mano a mano con el guardameta Manuel Neuer, al 53’.

El gol clasificaba a los españoles a la final y obligaba a los alemanes a marcar un mínimo de dos goles.

De hecho, las condiciones parecían favorables a los dirigidos por Pep Guardiola cuando el delantero Robert Lewandowski anotó de cabeza a los 73’ para poner nuevamente en ventaja a los locales. No obstante, el Bayern requería de otro gol más.

Al minuto 83, Fernando Torres casi sentencia el marcador de no haber sido porque el portero local Neuer le detuvo el penalti ampliamente protestado en las tribunas, al juzgar que el árbitro marcó indebidamente la falta al delantero, derribado fuera del área.

En adelante, el esloveno Oblak contuvo el aluvión de los alemanes.

El 28 de mayo, Atlético de Madrid disputará la tercera final en su historia en la Liga de Campeones.

AQUÍ SUS COMENTARIOS

Comentarios

Leave a Reply