Investigación a Joaquín Ramírez golpearía la intención de voto de Keiko Fujimori entre los NSE más altos

0
616
La revelación de que la DEA investiga a Joaquín Ramírez golpearía la intención de voto de Keiko Fujimori entre los NSE más altos —donde PPK viene ganando— y en los electores indecisos que Keiko Fujimori busca captar.
joaquinnsa
El último debate técnico fue opacado por el reportaje de los programas Cuarto Poder y Univisión Investiga, según el cual la agencia antinarcóticos de Estados Unidos (DEA) investiga al actual secretario general del partido Fuerza Popular y congresista Joaquín Ramírez. La investigación relata el testimonio del piloto Jesús Vásquez, quien afirma que grabó una conversación donde Ramírez le asegura que que Keiko Fujimori le había dado US$15 millones para “lavar”.

Así, la posible ventaja que pudo haber obtenido Keiko Fujimori durante el debate —pues según algunos analistas políticos sus representantes se desempeñaron mejor que los de PPK— se habría minizado por el impacto posterior de la investigación. La campaña de Fujimori se vería afectada por esta revelación, según los especialistas contactados por SEMANAeconómica. “Más allá de si ella sabe o no sobre las acusaciones, éstas están dirigidas hacia su secretario general y podrían tener una implicancia”, señala Guillermo Loli, gerente de Estudios de Opinión de Ipsos Perú. “Todavía queda alrededor de tres semanas pero creo que podría tener un efecto negativo en la campaña”.

Sólo el hecho de la explosión de esta acusación podría ser un factor contraproducente para la campaña de Fujimori, según David Sulmont, director del Instituto de Opinión Pública de la PUCP.

El escándalo podría mellar los esfuerzos de Keiko Fujimori por desvincularse de los pasivos del gobierno de su padre —asociado a delitos de corrupción y violaciones de los derechos humanos—.

El golpe no es definitivo, al menos por ahora, dado que la acusación recae sobre el testimonio de una sola persona. Además, la propia DEA emitió un comunicado hoy donde declaró: “Keiko Fujimori no está, ni ha estado previamente investigada por la DEA”, aunque no descartó una investigación a Ramírez. “Si sale un audio con la voz de Joaquín Ramírez ahí sí es game over”, afirma Mauricio Zavaleta, politólogo y bloguero de SEMANAeconómica. “Ahora no, [Keiko] tiene margen de maniobra. Es un jaque pero no un jaque mate”, agrega.

SENSIBILIDAD ANTICORRUPCIÓN

El impacto del escándalo se podría acentuar porque el electorado es, según Guillermo Loli, muy sensible a casos de corrupción. [La corrupción] “es el segundo problema del país, el narcotráfico también es uno de los temas más mencionados por la población”, afirma. Para el especialista, el impacto negativo que puede tener la asociación con la corrupción y el narcotráfico se evidencia “sobre todo en el caso del Partido Aprista”, partido que implicado en los casos de ‘narcoindultos’ y Petroaudios.

“Mi impresión es que los electores indecisos sí son sensibles en temas de corrupción” agrega David Sulmont. Cabe destacar que los votantes indecisos son un segmento clave para ganar la elección, el cual Fujimori ha buscado captar mediante medidas como la hoja de compromiso por la democracia que anunció en el debate previo a primera vuelta.

¿A qué segmentos afectaría más el escándalo? La percepción de los NSE más bajos —que concentran la mayor parte de la intención de voto de Fujimori— no se vería afectada, según los analistas, para quienes los NSE más altos son más sensibles a temas de corrupción.  Justamente, son los sectores más altos en los que Keiko Fujimori pierde ante PPK, según las últimas encuestas electorales. Así, el escándalo podría golpear la intención de voto de Keiko Fujimori “justamente en los sectores en los que crecía, que son el B y el C. Esto le complica el crecimiento con los indecisos”, afirma el politólogo.

Si efectivamente hay un impacto, éste se registraría en las próximas encuestas electorales, señala Mauricio Saravia, gerente general de la consultora Dichter & Neira. Si no hay un impacto entonces difícilmente éste aparecería daría más adelante.

LA REACCIÓN DE KEIKO

El plazo hasta el día de la elección —poco menos de tres semanas— deja suficiente tiempo para que haya un impacto en el electorado, según David Sulmont. “Si hubiera sido una semana antes de las elecciones, la noticia no habría tenido el tiempo necesario para penetrar en el debate. [El caso] “obliga al fujimorismo a redireccionar su campaña”: de los ataques hacia PPK hacia una estrategia de defensa.

Por ahora, Keiko Fujimori ha optado por el papel de víctima en este escándalo. Tras rechazar la entrega de dinero a Joaquín Ramírez y decir que pedirán información a la DEA, agregó que el reportaje obedece a una campaña sucia contra su candidatura. Aprovecho su condición de mujer para enfatizar la imagen de víctima. “Y si piensan que porque soy mujer me van a afectar con este tipo de denuncias, se equivocan”, declaró. Este tipo de argumentos eran predecibles según Guillermo Loli. “Están pretendiendo, asumo, jugar con esa carta principal [de víctima] porque  cuando la población percibe guerra sucia, termina siendo positivo para la que se hace la víctima”, destaca.

Para Mauricio Zavaleta, las primera reacción de la candidata —llamar al programa Cuarto Poder, negar la información y cortar el teléfono— fue una “mala gestión de crisis”. “Creo que quiso hacer lo de [Valentín] Paniagua con [Nicolás] Lúcar. La primera reacción pesa y, aparte, estás viralizando esta cuestión que acaba de aparecer”.

Una buena respuesta de Fujimori sería deslindar con Ramírez, según los analistas consultados. Sin embargo, se trata de una figura importante de su partido, el secretario general. “A Joaquín Ramírez se le viene investigando hace un par de años y lo mantienen ahí, no veo algo que sea suficientemente claro en Fuerza Popular como para que lo retiren”, señala Mauricio Saravia.

Para el especialista, gran parte del impacto del escándalo dependerá de las acciones que tome Pedro Pablo Kuczynski. “En los debates va a depender mucho de lo que diga PPK [sobre el escándalo] y cómo responda Keiko Fujimori. PPK ha demostrado que no es un gran polemista. Si Keiko Fujimori llega al debate y dice que Joaquín Ramírez ha sido separado podría ser un excelente golpe”, afirma.

POR GIOVANI ALARCÓN / Semana Económica

AQUÍ SUS COMENTARIOS

Comentarios

Leave a Reply